Vaticano

Un cambio de mentalidad

Maria Candela Temes·30 de noviembre de 2020·Tiempo de lectura: 2 minutos

Las medidas impulsadas por el Papa Francisco tienen como objetivo una total transparencia de la economía vaticana. La Santa Sede va tomando conciencia de que la transparencia conforma la base de una buena y sólida reputación.

Rectitud y transparencia

Rectitud y transparencia. Esta es la petición que ha hecho el Papa Francisco a los responsables de la Santa Sede en materia económica. Para lograr este objetivo, entre otras medidas recientes ha tomado la decisión de transferir la gestión de los activos financieros e inmobiliarios de la Secretaría de Estado al APSA (Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica).

La noticia, que se hizo pública el pasado 4 de noviembre, llegó después de que una ola de escándalos salpicara a la Secretaría de Estado, como la inversión inmobiliaria realizada en Londres (Sloan Avenue) y los usos del fondo maltés Centurión, que derivaron en la renuncia del cardenal Becciu. Sin embargo, la carta del Santo Padre al cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado vaticano, en la que le informaba de su resolución, llevaba fecha del 25 de agosto.

Una reforma ya iniciada

Los intentos del Romano Pontífice por reformar la curia y, en concreto la gestión financiera, no son una cuestión reciente. Se remontan al año 2014. Desde entonces hemos visto nacer el Consejo para la Economía, la Secretaría de Economía y la figura del Interventor General de Cuentas. En una entrevista concedida recientemente a Il Corriere della Sera, monseñor Nunzio Galantino, obispo y presidente del APSA, explicaba que “el Papa piensa en esta reforma desde hace tiempo: si hay errores en la administración, quiere saber quién tiene la responsabilidad.”

Mons. Nunzio Galantino con el Papa Francisco

En noviembre de 2018, en una carta dirigida al coordinador del Consejo de Economía de la Santa Sede, el Papa Francisco dispuso un amplio proyecto de racionalización de la administración, y de vigilancia y transparencia. Entre otras medidas, pidió que en cuanto fuera posible hubiera un único centro donde se depositase el dinero, y desde el cual se realizaran tanto los gastos como las inversiones. Todo con el fin de tener bajo control el flujo real de la liquidez que pertenece a la Santa Sede, necesaria para la vida de la curia romana y la misión de la Iglesia.

Hacia una total transparencia

Está en juego un cambio de mentalidad -siempre difícil de conseguir sencilla y rápidamente-, al que nos dirigimos bajo la guía del Papa Francisco”, explicaba Galantino al diario católico Il Avvenire. “Lo que se está haciendo ahora va en la dirección correcta y está demostrando que los procedimientos que estamos implementando para mejorar el sistema están funcionando”.

Esta serie de medidas tiene como objetivo hacer más racional la administración y más rastreables las operaciones, en vista a una total transparencia económica. La Santa Sede va tomando conciencia de que la transparencia conforma la base de una buena y sólida reputación.

Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Fondo La brújula La brújula
Newsletter

Todas las semanas, la actualidad católica con análisis y opinión

Recibe el resumen editorial todas las semanas