Evangelización

Nolan Smith: “Amo mi fe. Quiero ser parte de la Iglesia, participar en sus actividades”

Nolan Smith formó parte del grupo de personas que dio voz a la comunidad de personas con discapacidades variadas en la Iglesia a través del documento La Iglesia es nuestra casa. Este joven síndrome de Down muestra junto a su familia, el reto de la integración plena de las personas con discapacidad diversa dentro de la Iglesia. 

Maria José Atienza·27 de diciembre de 2022·Tiempo de lectura: 5 minutos

A sus 22 años, Nolan Smith vive en Lawrence, Kansas y, en la actualidad está en el Programa de Transición a la Educación Postsecundaria de la Universidad de Kansas y estudia Educación Infantil. Desde su nacimiento, ha compartido la vida de fe en su hogar. Una participación en la vida parroquial que ha abierto, además, nuevos caminos en su comunidad.

Nolan participó en el desarrollo del documento La Iglesia es nuestra casa. Junto a su padre, Sean Joseph, ha concedido una entrevista a Omnes para hablar de su experiencia. Una experiencia que pone de manifiesto la riqueza que aportan estas personas a la comunidad, sus ganas de ofrecer sus talentos y el apoyo de su familia en la vida de fe. 

Nolan, ¿cómo has vivido tu fe en casa, en tu familia, con tus amigos?

—He vivido mi fe en casa de muchas maneras. Primero, como familia, rezamos. Rezamos a la hora de comer y también por la noche. También hemos ayudado a la comunidad y a la parroquia como familia. Mis padres dicen que hacer esto ayuda a los demás y es lo que Dios querría. Trato de ser una buena persona. Busco compartir con los demás. Quiero asegurarme de que mis amigos sepan que son especiales. Me preocupo por ellos y quiero hacerlos felices. Si puedo ayudarles de alguna manera, lo hago. También rezaba con mi abuela. Vivió cerca los últimos cuatro años de su vida. Todas las noches iba a su casa, mi padre nos traía la cena y los dos comíamos. Luego poníamos música y también rezábamos el rosario.

Sean, como padre de Nolan, ¿cuál es su perspectiva de esta vivencia?

—Nolan es uno de nuestros cuatro hijos. Él, como sus hermanos, han participado en la educación religiosa, los sacramentos, las oraciones en casa y la educación a través de la Iglesia. Como familia, asistimos a misa. Se les ha pedido que ayuden con la Iglesia en diferentes eventos, incluyendo las actividades parroquiales. 

Nuestros hijos más pequeños asistieron a la escuela parroquial. Nolan y su hermana mayor no lo hicieron porque a Nolan no se le permitió asistir. Ahora, aceptan y educan a niños con síndrome de Down.

Ahora eres un joven, Nolan. ¿Cómo participas en tu comunidad parroquial? 

—He ayudado a mi iglesia de varias maneras. He servido como monaguillo, he ayudado en la enseñanza de la educación religiosa con mi padre, y sirvo como lector en este momento. También he ayudado con el desfile infantil de Nochebuena y también he decorado la iglesia en tiempos de Navidad y Pascua.

 ¿Te ha resultado difícil o fácil vivir tu fe?

—Amo mi fe. Mi abuela era muy especial para mí y también me ayudó a conocer a Dios. La echo de menos pero siento que me ayudó a vivir mi fe. Ir a la iglesia y aprender sobre Dios ha sido parte de lo que hacemos como familia. Por lo tanto, es bastante fácil vivir mi fe.

Fuiste uno de los participantes en la reunión del Dicasterio que dio lugar al documento La Iglesia es nuestra casa. ¿Cómo fue tu participación en la reunión?

—Fue buena. Tuve la oportunidad de presentarme y escuchar a los demás: quiénes eran y de dónde eran. La primera reunión a través de zoom fue una reunión para conocerse. Me gustó escuchar al traductor y me sorprendió ver todos los idiomas que se hablaban. Nos dieron una tarea para completar un folleto. Mi padre y yo pusimos lo que pensamos sobre la Iglesia, lo que veíamos sobre la visión de la Iglesia para las personas con discapacidad y cosas similares. Luego nos dieron un resumen de lo que habían aprendido. 

¿Qué pides a la Iglesia?

—Quiero ser parte de la Iglesia. Ser parte es poder asistir a misa. Pero también participar en las actividades de la iglesia, en los eventos sociales, en el aprendizaje y en otros eventos. Antes de la pandemia, solía ir a un evento que organizaba un sacerdote los domingos después de la misa. Iba con mi abuela y tomábamos un refrigerio y escuchábamos al sacerdote hablar sobre las lecturas y otras cosas de la Iglesia. Formaba parte de este grupo y eso era importante. Cosas así son importantes para mí.

¿Creéis que hay un cambio de mentalidad dentro de la Iglesia en la pastoral de las personas con discapacidad? 

[Nolan] No lo sé. Sé que soy parte de mi parroquia. He podido hacer todo lo que he querido. He podido participar como mis hermanos. Mi padre dice que la escuela católica no me aceptaba, pero ahora están enseñando a niños con síndrome de Down. Así que eso es bueno.

[Sean Joseph] Creo que la Iglesia ha sido más lenta que la sociedad. Formo parte de nuestro comité de discapacidad. El enfoque actual por parte de la parroquia y la archidiócesis es el acceso. Acceso en el sentido de que tenemos que ofrecer un acceso básico a la Iglesia y a los sacramentos. La sociedad hablaba del acceso y del acceso básico hace 40 años. Hoy, la sociedad está hablando y facilitando una inclusión significativa. Inclusión en la que las personas con discapacidades forman parte de la comunidad, están incluidas en las actividades típicas (por ejemplo, servir en el altar, ser lector, la escuela parroquial) y son miembros que contribuyen a la sociedad. Lamentablemente, a veces, la Iglesia se limita a hablar de cómo construimos rampas en los edificios, de cómo ofrecemos soportes de audio para las personas sordas. No hablan de las necesidades de las personas con discapacidad intelectual o autismo. No se centran en las discapacidades del desarrollo, en las que la sociedad está muy centrada. 

Lamentablemente, diría que están mirando las cosas desde una perspectiva del siglo XX, cuando estamos en la tercera década del siglo XXI.

En La Iglesia nuestra casa se destaca que las personas con discapacidad están también llamadas a dar. ¿Qué aportan a la comunidad eclesial?

[Nolan] Bueno, en primer lugar, soy una persona. Así que esta idea de que soy una persona necesitada es un problema. Si se abre la Iglesia y se ofrecen adaptaciones razonables, puedo formar parte de la Iglesia. 

No me trates como alguien que es diferente y alguien que necesita ser compadecido o necesitado. Cuando hacemos esto tratamos a las personas con discapacidad de forma diferente. Tengo tres hermanos. No me traten de forma diferente a mis hermanos sólo porque tengo una discapacidad. 

La Iglesia tiene que aprender de lo que la sociedad ha aprendido. Puedo contribuir como cualquier otra persona. He sido monaguillo. Ahora soy lector. Puedo participar en el coro. He ayudado a enseñar en la escuela dominical. Sólo dame una oportunidad y algunos apoyos (cuando sea necesario) y seré parte.

Si me tratan diferente porque tengo síndrome de Down o me impiden ayudar porque tengo síndrome de Down, eso está mal.

[Sean Joseph] Nolan forma parte de la parroquia. Es un miembro y un miembro activo. Ahora bien, diría que esto se debió inicialmente a mi expectativa y apoyo. Por ejemplo, le ayudé a formarse como monaguillo y también facilité su participación en ese proceso. Su hermano también le ayudaba cuando estaban juntos en el altar. También estoy a cargo de los lectores y, por lo tanto, lo entrené. 

La comunidad parroquial, cuando ha participado en estas actividades, ha sido muy bien recibida. Le han apoyado mucho y han respaldado su participación en toda la parroquia. Consideran que esto es típico de Nolan. 

Sin embargo, he visto que otras personas con discapacidades no están tan incluidas. Así que la parroquia tiene trabajo que hacer. ¿Por qué? Porque las personas con discapacidad pueden y deben participar en igualdad de condiciones con la comunidad eclesial. 

Todos somos hijos de Dios y cuando los tratamos como tales (por ejemplo, ofrecer apoyo, crear una estructura y un clima de inclusión, ver a todos como personas primero, y no como una discapacidad y luego como una persona), podremos incluirlos fácilmente en nuestra Iglesia.

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Más en Omnes
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica